lunes, 19 de noviembre de 2012

4- MIS DIAS EN PILÓN ESPERANDO A SANDY. 30 kms

Sobre las 16:00 hrs llegué a Pilón y aunque me comentaron que había Casas Particulares, no tenía ninguna referencia. El pueblo era pequeño y la primera persona a la que pregunté me indicó que en "Casa Mara" alquilaban habitaciones. El marido de Mara me enseñó la habitación por la que me quería cobrar 25 CUC, aunque al final me la dejó en 20 CUC.
Al llegar a la casa había tres canadienses sentados en los sillones del patio y con una buena fila de latas de cerveza vacias frente a ellos. Luego, ya por la noche, me los encontré bebiendo más cerveza en el pueblo y cuando regresé a casa estaban de nuevo en el patio rodeados de unas seis o siete chicas, al parecer de moral distraida. Según me comentó al dia siguiente Mara, estos canadienses vienen todos los años a practicar submarinismo en esta zona y se alojan en un hotel que se encuentra a las afueras del pueblo. En el hotel no los dejan subir chicas a las habitaciones, así que utilizan las habitaciones de las casas particulares para practicar otros deportes. Ya me extrañaba a mi que Mara tuviera cinco habitaciones para alquilar en un pueblo tan pequeño.


Habitación con decoración "Cuentame"

Además tenía esta sala para mi solo


Las noticias de que la Tormenta Sandy se había convertido en Huracán y que se iba acercando poco a poco al este de Cuba no tardaron en llegar, y Mara me advirtió de que los siguientes pueblos por donde iba a pasar no tenían la infraestructura suficiente para protegerme. Me recomendó que me quedara en su casa al menos dos noches hasta que todo estuviera más tranquilo. 

Aprovechando para hacer la colada

Al día siguiente, la mañana amaneció lluviosa, y poco a poco el viento soplaba más fuerte. Aún así fuí a dar una vuelta por el pueblo, ya andaba aburrido de estar encerrado en casa. Los canadienses habían desaparecido y las señoritas también, los extranjeros que se alojaban en los hoteles de toda la costa oriental habían sido evacuados a zonas más seguras, así que era el único Yuma (guiri) del pueblo y seguramente en cientos de kms
Todo el mundo estaba preparándose para la llegada de Sandy. En esta zona estan muy concienciados para afrontar este tipo de fenómenos. En el año 2005 sufrieron el Huracan Dennis, de categoría cuatro y con vientos de 235 km/h.
Por radio y televisión eran constantes los mensajes a la población y por las calles de Pilón patrullaban jeeps militares con megafonía indicando los pasos a seguir. Mara me dijo que en el 2005, 35 personas que perdieron sus viviendas a causa del Huracán Dennis, estuvieron viviendo con ella durante un mes y que su casa resistió los vientos sin problemas, así que esto me tranquilizaba bastante porque al parecer Sandy era un huracán de categoría dos y por tanto con vientos no tan fuertes como Dennis.
 
Plaza Principal de Pilón
La mayoría de la gente en Pilón se desplaza en bici o carros de caballos



Pilón Residencial. Un cerdo en la puerta de cada casa.

Plaza Principal

Exterior de Casa Mara

Aunque la llegada del huracán estaba prevista a la 01:00 de la noche, por la tarde ya no se podía estar en la calle a causa del fuerte viento. 
En un principio se creía que el huracán iba a entrar a la isla por un lugar cercano a Pilón, pero las últimas informaciones preveían su entrada cerca de la ciudad de Santiago de Cuba, a unos 190 kms de donde me encontraba, lo que me daba un poco más de tranquilidad.
La tarde-noche del huracán la pasé trasteando con el portatil (sin internet claro) hasta que cortaron la luz y se me acabó la batería. Sobre las once de la noche me acosté pensando en que si me dormía los fuertes vientos me despertarían, pero la verdad es que al día siguiente me levanté sin enterarme de nada y todo estaba en calma.

Menos mal que llevaba el portatil y el ebook para entretenerme

Por la mañana no había luz pero los destrozos no fueron tan graves, tan solo algún pequeño árbol tumbado. Aún así toda la gente con la que hablaba me recomendaba que me quedara al menos una noche más en el pueblo, que aunque el huracán hubiera pasado, en los dias posteriores había posibilidades de fuertes tormentas y con la bici pasaría por dificultades. Alguno me comentó incluso que porque no me esperaba al menos una semana que venían los carnavales. ¿Carnavales a finales de octubre? No me jodas!!
Yo ya me veía comprándome una casita en el pueblo y como Jim Carrey en el Show de Truman, pero a lo cubano. Este pueblo no me dejaba escapar y precisamente no era Las Vegas en cuanto a entretenimiento. Al final decidí quedarme una noche más y ser prudente, hasta ahora las recomendaciones que me habían hecho habían sido acertadas y prefería no arriesgar.
Hacía una buena mañana para montar en bici y aproveché para  rodar hasta Marea del Portillo, unos 30 kms entre ida y vuelta. Ya de paso conocí un poco lo que me iba a encontrar el día que por fin pudiera abandonar Pilón.


Periféria de Pilón

Carretera a Marea del Portillo

Toda esta zona es agrícola y ganadera, como gran parte del pais
Las cabras a sus anchas por las carreteras ante la ausencia de tráfico

Huracán



De vuelta a Pilón por la zona de apartamentos de la época soviética

Pilón City Center


Chimenea de la antigua Central azucarera. Hasta aquí llegaban los barcos rusos, descargaban maquinaria y se llevaban azucar.

Mara, la dueña de la casa.

2 comentarios: